Qué ver en Marrakech y otros trucos

He tenido la suerte de viajar estas Navidades a un sitio al que nunca había ido y tenía muchas ganas… Marrakech. Es increíble que esté a tan solo dos horas de Madrid en avión y sea tan diferente y exótico. No es una ciudad grande y está muy orientada al turismo, por eso hoy quiero contar qué ver en Marrakech y otros trucos.

*Yo fui con un paquete de Voyage Privee de avión + hotel. Suelen tener bastante oferta a este destino con un precio muy competitivo.

Cómo volar:

Hay muchas compañías low cost que vuelan al aeropuerto de Marrakech. A la ida fui con Ryanair y  a la vuelta con Norwegian Airlines (nunca antes había volado con ésta y alucinamos, todo muy moderno, ecológico y el personal un diez). El aeropuerto lo inauguraron a finales de diciembre y es impresionante. Lo están posicionando como aeropuerto premium y hay tiendas increíbles. Además hay un sitio de masajes que conseguimos hacernos uno gratis porque estaban de promo.

Dónde alojarse:

En Marrakech hay muchíísimos hoteles. Bueno rectifico, hotelazos. Desde La Mamunia (uno de los hoteles más caros del mundo), hasta “cualquier” riad o cinco estrellas alrededor de la ciudad. Yo estuve en el Pullman Marrakech Palmeraie Resort & Spa que está en el Palmeral. No está en el centro de la ciudad, pero cada media hora te ofrecen un transporte que te lleva y te trae. A mí personalmente me gusta más porque puedes desconectar del caos.

Qué ver en Marrakech: 

Supongo que habrá un millón de cosas más que hacer de las que aquí ponga. Yo recomiendo mucho:

La medina: se encuentra en la parte antigua de Marrakech. Las medinas de las ciudades musulmanas están rodeadas por una muralla. En ella puedes encontrar la Plaza de Yamaa el Fna que es una plaza de una forma un poco rara para ser una plaza en la que puedes encontrar elementos bastante extravagantes: desde dientes en un puestecillo a serpientes y monos. Te recomiendo tomar un té con menta en el Café Glacier porque tiene unas vistas a las plazas increíbles. En ese café hubo un atentado terrorista en el año 2011, así que, me dio mucho que reflexionar y un poco de respeto…

El zoco: sin duda aquí hay que sumergirse durante horas. Hay que ir con mucha paciencia porque los vendedores son MUY pesados, pero la mayoría son simpáticos y simplemente quieren que vayas al “puesto” o tienda de su amigo para comprarle algo. Intentarán hablarte, bajarte el precio, subírtelo… A mí al principio me agobió mucho porque te pueden llegar a perseguir durante horas. Luego le encontramos la gracia y nos encantaba dar vueltas. ¿Mi producto favorito? Las babuchas. Eran preciosas. Aunque también había alfombras súper bonitas, cojines, teteras, lámparas… Era un paraíso de las compras. Los productos de belleza tipo aceites, cremas y jabones también merecían mucho la pena.

– Jardines Marjorelle: creo que es lo más bonito de la ciudad. Yves Saint Laurent tenía una casa en Marrakech con unos jardines impresionantes. Ahora es uno de los elementos clave del turismo. Todo es azul, amarillo, blanco… Una pasada. En octubre de este año además, abrirán el museo (tendré que volver). Las fotos hablan por sí solas.

Visitar los jardines de la Mamunia: se trata de uno de los hoteles más caros del mundo. La Mamunia era un antiguo palacio que fue reconstruido y convertido en ese maravilloso hotel. Tiene uno de los jardines más variados que he visto. Merece la pena visitarlo (¡y es gratis!).

El palacio de la Bahía: otro lugar imprescindible si quieres invadir de azul y color tu estancia. Es un palacio enorme con muchos patios donde puedes ver la estructura de los palacios que construían. Está muy bien restaurado y si te gusta la fotografía…ahí vas a poder lucirte.

Dónde comer en Marrakech:

La mayoría de los sitios que hay por la medina son parecidos y muy baratos. Eso sí, acostumbra tu paladar a comida especiada porque todo tiene un sabor diferente. A mí personalmente me encanta. Los platos típicos son el tallín, cous-cous, pollo al curry…

Si quieres darte un homenaje en un restaurante especial, el mejor sitio para ir es Comptoir Darna. Es el mejor restaurante de allí y una cena normal puede salirte por unos 50e/persona. Durante la cena hay espectáculo de baile y música. En mi opinión una de las mejores experiencias que hay que hacer.

Otros trucos:

– No vayas con miedo. Marrakech es una ciudad tremendamente amoldada al turismo y muy segura. Hay policía por todas partes y la gente -aunque puede resultar pesada- es muy amable.

– El tiempo (por lo menos en invierno), es una gozada. De día hay alrededor de 23 grados con sol, es decir, puedes bañarte en la piscina sin problema. Por la noche hay un cambio brutal y las temperaturas bajan a 4 o 5 grados.

– Prepara el monedero…porque vas a enamorarte de todo lo que veas. Los precios son tirados y si te lo montas bien (y no vuelas con Ryanair) puedes llevarte alfombra, cojines y babuchas sin que te des cuenta.

 

Deja un comentario