FASHION

Los pantalones rotos no te cambiarán la vida

olweis

Me encanta empezar y acabar el día mirando fotos de Pinterest y Tumblr. Me dan un montón de ideas y sino, por lo menos, me animan la vista. Son una gran fuente de inspiración en muchos ámbitos: moda, estilo de vida, viajes, lugares que visitar, arte, comida… Ese último especialmente es una auténtica locura si lo ves a la hora de comer.

Hoy en concreto, me gustaría hacer un post sobre uno de los temas que más está de moda (y es que, hablamos de moda): los vaqueros rotos. Parece que las chicas que salen los fotos han tenido que coger varias tijeras de su casa para poder cortarse los pantalones lo suficiente para que apenas les tape la pierna.

Juro y perjuro que me gusta mucho cómo quedan. Tienen un millón de posibilidades porque se pueden combinar con zapatillas, botas, tacones y sandalias. Da un toque original a un look que podría quedar más soso o básico. Pero, no hace falta que te los pongas todos los días. Los pantalones rotos no te cambiarán la vida.

lula

 

 

De hecho, te la pueden arruinar. Voy a contar una anécdota (de la que ahora me río), pero no hubiese sido tan molesta sino me hubiese puesto los queridos ripped jeans.

Salgo a caminar todos los días y suelo ir pendiente de mil cosas. No tengo costumbre de arreglarme mucho, pero el otro día dije: “Qué más da, es solo un rato, me dejo puestos los vaqueros y la camisa”. Caminaba tan tranquila. Mi mano izquierda sujetaba mi iPhone 4S al borde del arrastre y mi mano derecha tiraba de mi querida Greta, que como de costumbre no se está quieta nunca jamás.

Como os podéis imaginar, gracias a mi amiga, me caí al suelo como cuando tenía cinco años y mis vaqueros consiguieron esa forma perfecta que veo en las revistas. Los vaqueros que tienen las famosas de trescientos euros, a mí me había costado una caída con arañazo y venda posterior incluida.

Está claro que no hay mal que por bien no venga. Aún así, hubiese preferido mi rodilla intacta durante esta semana, que mi nueva forma de vaqueros.

 

En definitiva, retirando ironías y críticas siempre desde el humor, siento debilidad por estos pantalones y me compraría todos y cada uno de ellos. Sí, sí, desde los que apenas se ve la rajita, hasta los que te cabe la mano entera por uno de los agujeritos.

Así que, sólo me queda desearos un buen finde y que os gusten las fotos.

#kisses

 

 

olweis

0

You may also like

Leave a Reply