Las diez lecciones que me ha dado Marie Kondo

Me acabo de terminar el libro de La magia del orden de Marie Kondo. Y antes de hacer el resumen de los libros del mes, no quería esperar para escribir lo que me ha hecho sentir. Ha sido sumamente inspirador y por eso quiero detallar las diez lecciones que me ha dado Marie Kondo.

Me lo empecé porque me lo recomendaron y había leído sobre él en mogollón de blogs de minimalismo. A mi me encanta la organización pero sinceramente no me veía capaz de adaptarme a un método que te hace tirar la mitad de tus pertenencias. No me hacía a la idea.

Según leía estaba entusiasmada. Y de hecho, creo que voy a hacer una sección solo para aprender y esforzarme más en ello. Pero de momento, quiero dejar diez ideas:

1. Los objetos tienen vida

Puede parecer una locura, pero ahora mismo para mí, es así. No es que sean humanos, sino que se crean para que tengan una función en la persona. Cuando dejan de ser útiles se van. Y hay que aprender a dejarles ir.

2. Todo tiene su lugar

Seguro que tienes miles de cosas que bailan de un lado a otro por tu habitación. ¿Crees que eso es orden? Hay que saber encontrarle un espacio a tu objeto. Y si no lo encuentras…quizá ya haya hecho su papel.

3. Aprender a despedirte de los objetos con valor sentimental

Tal vez esto sea una de las cosas más difíciles a las que voy a enfrentarme. Tirar a la basura cartas, recuerdos de mi infancia, exámenes, apuntes… Sinceramente me da mucha pena. Pero por otro lado, reconozco que están ahí, ocupando sitio y rara vez los miro.

4. Quédate con aquello que te transmita alegría

Soy una acumuladora de ropa. Tengo el armario muy lleno y la mayoría de las veces uso los vaqueros nuevos o los de siempre. Los que están en medio se quedan ahí. Quiero tener un armario en el que haya movimiento real.

5. Los papeles son inútiles

Guardar y guardar papeles es lo peor que se puede hacer. Ocupan muchísimo espacio y cuando quieres buscar uno en concreto, pierdes una hora mínimo. Me comprometo a quedarme con los que tengan una utilidad real.

6. Organizar la ropa por colores 

Esto no es tan importante, pero me ha encantado. Suelo empezar colocándolo así, pero a los dos días todo se revuelve. Me apetece ver mi armario más uniforme.

7. Agradece a tus objetos lo que han hecho

Esto puede parecer de loca absoluta, pero me encanta. Es verdad que al final, convivimos el 100% de nuestro tiempo con cosas materiales. ¿Que mínimo que dar las gracias? El móvil nos acompaña, el bolso almacena las cosas del día a día, las llaves nos abren la puerta… En fin, mil cosas que nos hacen la vida más fácil. GRACIAS

8. No necesitas mucho para ser feliz 

Se me viene a la cabeza la frase “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita” y aplicándolo a este método diré que es así. Necesitar es algo que va más allá de la convivencia con lo material. Las cosas que posees te acompañan en el viaje. ¿Por qué tirar el dinero con algo que no te hará feliz?

9. Ordena por categorías, no por ubicación

Esto va a ser complicado. Porque tengo muchísimas más ropa que objetos tecnológicos por ejemplo. Se trata de saber dividir bien las cosas que tenemos para que el método sea eficaz.

10. ¿Me apego al pasado o le temo al futuro? 

Mi frase favorita del libro. Esas son las dos razones por las que no tiramos algunas cosas. “Volveré a entrar en esos pantalones”, “De verdad que me leeré ese libro…”. Que sí, que está muy bien tener buenas intenciones, pero es mejor ser realista y vivir en el presente. Hazte esa pregunta cuando creas que nos puedes deshacerte de aquello.

Visto todo de lo que se puede hablar, me propongo profundizar sobre el tema. Este método promete.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *